Polígrafo

el polígrafo

El polígrafo, también conocido popularmente como detector de mentiras, es un dispositivo que mide y registra varios indicadores fisiológicos como la presión sanguínea, el pulso, la respiración y la conductividad eléctrica de la piel mientras se le pregunta a una persona y responde una serie de preguntas.

La base científica que sustenta el uso del polígrafo se basa en que las respuestas engañosas producirán reacciones fisiológicas que pueden diferenciarse mediante un análisis algorítmico de las asociadas con respuestas verdaderas. 

Los examinadores de polígrafo también usan un método manual de puntuación individual, que a su vez comparan con las puntuaciones provenientes de software específicos.

En resumen, las pruebas de polígrafo registran una cantidad de respuestas corporales diferentes que luego se pueden usar para determinar si alguien está diciendo la verdad.

El polígrafo, como otras técnicas de detección de mentiras, mide un efecto indirecto de la mentira, como el aumento del estrés. Con las técnicas de detección de mentiras se pueden medir los cambios conductuales, fisiológicos y las posibles señales de que una persona evaluada podría estar engañando al entrevistador.

Esta información se usa junto con todo lo demás que se conoce sobre la persona para formar una imagen más clara de si está siendo o no veraz.

En muchos países, los polígrafos se utilizan como una herramienta de interrogación con sospechosos criminales o candidatos para empleos sensibles en el sector público o privado. Las fuerzas del orden público y agencias gubernamentales y de inteligencia de países como EE.UU, Rusia, Israel, UK, China, Japón, etc., utilizan exámenes poligráficos para interrogar a los sospechosos y evaluar a los nuevos empleados. Dentro del gobierno federal de los Estados Unidos, un examen poligráfico también se conoce como un examen de detección psicofisiológica del engaño (PDD). La administración norteamericana financia más de un millón de pruebas de polígrafo anuales para mantener los estándares de seguridad, contraespionaje y frente a la amenaza terrorista.

A nivel privado el polígrafo es usado como herramienta de diagnóstico en casos de presuntas infidelidades, hurtos, robos y para resolver desconfianzas a nivel particular. Muchas personas recurren al polígrafo sabedoras de que su caso no puede ser atendido y resuelto por las autoridades (policía y juzgados), o por el simple hecho de no dar difusión a situaciones que prefieren mantener en el anonimato.

Los examinadores poligráficos, o polígrafos, tienen licencia o están regulados en algunas jurisdicciones. La European Polygraph Asociation y la American Polygraph Association, establecen estándares para cursos de capacitación de operadores del polígrafo.

error: Contenido protegido!
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?